Pérdida de un diente

Pérdida de un diente

La enfermedad Periodontal tiene como consecuencia la pérdida de hueso y es la principal causa de pérdida dentaria en adultos, afectando a 3 de 4 personas en algún momento de su vida.

La etapa más temprana de esta enfermedad es la Gingivitis, y se caracteriza por el enrojecimiento de las encías, que se inflaman y sangran fácilmente con el cepillado. El sangrado de la encía no es normal.

Este sangrado es el síntoma inequívoco del comienzo de la enfermedad.

En la etapa más avanzada de la enfermedad, el hueso y los tejidos de soporte dejan de cumplir su función y los dientes comienzan a moverse, llegando finalmente a la pérdida de los dientes.

La enfermedad Periodontal tiene como consecuencia la pérdida de hueso y es la principal causa de pérdida dentaria en adultos, afectando a 3 de 4 personas en algún momento de su vida.

La etapa más temprana de esta enfermedad es la Gingivitis, y se caracteriza por el enrojecimiento de las encías, que se inflaman y sangran fácilmente con el cepillado. El sangrado de la encía no es normal.

Este sangrado es el síntoma inequívoco del comienzo de la enfermedad.

En la etapa más avanzada de la enfermedad, el hueso y los tejidos de soporte dejan de cumplir su función y los dientes comienzan a moverse, llegando finalmente a la pérdida de los dientes.

Consecuencias de la pérdida de un diente

La extracción o pérdida de dientes lamentablemente es bastante frecuente debido a una mala salud dental y a la enfermedad de las encías. A priori, no parece muy grave el no rellenar el hueco producido por la pérdida de un diente pero, nuestro organismo es mucho más complejo de lo que solemos imaginar.

Entre las consecuencias de no sustituir el diente perdido incluyen:

Consecuencias de la pérdida de un diente

La extracción o pérdida de dientes lamentablemente es bastante frecuente debido a una mala salud dental y a la enfermedad de las encías. A priori, no parece muy grave el no rellenar el hueco producido por la pérdida de un diente pero, nuestro organismo es mucho más complejo de lo que solemos imaginar.

Entre las consecuencias de no sustituir el diente perdido incluyen:


La solución

La mejor solución y para toda la vida es reemplazar la pérdida de un diente es un implante dental. Un implante dental ocupa el espacio de la raíz del diente que se ha perdido, recuperando completamente su normal funcionamiento.

Español